5 consejos para elevar las experiencias románticas de tus clientes

“Las experiencias románticas espontáneas son muy escasas porque la falta de tiempo y atención de las parejas hace que sean casi imposible que ocurran”

Desde un aniversario, una reconciliación a la entrega de anillo, la boda o la luna de miel… Nuestra labor como curadores de experiencias románticas es hacer que pasen, de la manera más casual y orgánica, como si fuera un mundo ideal, donde el amor y la alegría están a la orden del día.

Hoy día lo importante y esencial es: la experiencia de los clientes.

 

Finalmente no rentamos un lugar, no hacemos alimentos ni bebidas,  no coordinamos un evento… en realidad creamos momentos felices, ambientes románticos…  Lo que hacemos es elevar la experiencia romántica de nuestros clientes y nuestros productos/servicios son un vehículo para ello.

Ahora… piensa en lo que quieres que tus clientes vivan ese día, ese será el estándar a cumplir cuando se esté dando el servicio que soporta a la experiencia, por eso te dejo aquí cinco consejos que puedes aplicar, para vender y ejecutar experiencias románticas inolvidables y hacer algo totalmente diferente de todos los demás:

 

  • Planea primero la experiencia principal: 

    ya sea una boda o un escape romántico, planea primero la experiencia principal y a partir de ella todos los demás momentos complementarios, esto te permitirá ponerle atención a un climax de la experiencia y no perderte en detalles logísticos.

  • Hazlo muy especial:  

    piensa en momentos divertidos, especiales, románticos, trata de involucrar todos los sentidos, recuerda que la experiencia no son momentos “eternos” son pequeñas vivencias que quitan el aliento, así que no todas tienen que ser “espectaculares”, pero si especiales.  Ponte en los zapatos de tu cliente, en su historia, en sus deseos…

  • Usa sus ideas y elévalas:

    por lo general las parejas tienen una idea de lo que quieren hacer o vivir, una tormenta de ideas te permitirá ahondar en los deseos de las parejas, descubrir experiencias que no han vivido, anhelos de la niñez.  Explora sus emociones y su historia para preparar algo muy especial.

  • Que participen sus personas favoritas:

    si hablamos de una boda o una entrega de anillo, explora la posibilidad que sus familiares y/o amigos participen, pudiera ser “sorpresa” o una petición explícita, produce ese momento, habla con ellos, ayúdalos a encontrar la mejor manera de que participen de una forma emotiva, divertida, emocionante.

  • Piensa en detalles

    Imagina toda la experiencia, de principio al final, ya te comenté arriba que empieces por la experiencia principal, ahora para mantener pequeñas chispas de alegría y emoción piensa en los detalles, pequeñas interacciones por momentos breves,  en las bodas hablamos que “algo” debe pasar cada 45 minutos ¿pudieras adaptarlo a tu especialidad?

La forma como las personas consumimos los productos y servicios en el segmento de hospitalidad, eventos y turismo ha cambiado mucho, ahora hablamos de experiencias, de esos momentos “que te quitan el aliento” el enfoque ya deja de estar en tu producto o servicio, ahora se dirige totalmente a los clientes y sus expectativas… ¿puedes hacer el este cambio de pensamiento?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *