fbpx

El impacto del desperdicio de alimentos en los eventos y turismo.

desperdicio de alimentos en los eventos

Cuando hablamos de calentamiento global y la huella de carbono, poco nos viene a la mente actividades como el turismo o los eventos, cuando se habla de sustentabilidad la conversación se enfoca en los países y en las industrias de hidrocarburos, pero hay una realidad que no se puede ocultar y es que los eventos masivos, como deportivos, musicales, culturales, religiosos e inclusos sociales así como el turismo tienen una deuda pendiente con la sustentabilidad.

Por ejemplo, según datos la organización further with food del Reino Unido, en la copa de mundo de FIFA realizado en Rusia, el desplazamiento y atención de los 5 millones de personas que visitaron el país a razón de este evento, representaron el 85% de los gases de efecto invernadero que se generaron en el mundo ese año.  Esto sólo es equiparable a la emisión anual que medio millón de hogares en su consumo de electricidad.

Quizás no sea tan sorprendente como el hecho que los alimentos y bebidas para esos mismos 5 millones de personas, fueron la segunda porción que más generó gases de efecto invernadero ese año, casi 106 mil toneladas de C02, lo mismo que quemar 53 millones de kilogramos de carbón.

Aunque este caso tiene muchas aristas, la parte de los eventos que más impacta en la emisión de gases de efecto invernadero es sin duda, el desperdicio de alimentos.

Cada vez es más evidente el daño que causa el desperdicio de alimentos, ya no es un tema moral y ético de los países y las industrias, sino que ya es un problema real y global, que está degradando la atmosfera de todo el planeta con el desperdicio de 1.3 billones de toneladas de alimento cada año, sino también el gasto económico de 1 trillón de dólares anuales.

El WRAP (Waste and Resources Action Programme), en Reino Unido se ha calculado que el 42% de ese desperdicio se ocasiona en la preparación de alimentos, 34% viene de los restos que dejan los comensales y el 21% del deterioro de los alimentos, especialmente frutas y verduras.

Lo anterior aunado a:

  • la poca estandarización de la dieta,
  • tamaño y gramaje de los platillos,

Hace que estos números se multipliquen al enviar órdenes de producción de alimentos en cantidades excesivas para la cantidad de personas que asistirán – si es que todas lo harán- o si gustará de esos platillos seleccionados por los organizadores.

Este es un tema complejo que debe verse con todos los involucrados: organizadores de eventos, clientes, Chefs y directores de banquetes para crear soluciones integrales que disminuyan el desperdicio de alimentos pero que al mismo tiempo no obstaculicen las actividades propias de la compra y preparación de alimentos.

 

Al ser un tema de reciente descubrimiento estamos haciendo un llamado al sector de eventos, para que a la par de los esfuerzos por reactivar sus negocios, lo haga de una forma consciente y sustentable, comenzando por cuantificar los desperdicios para luego estandarizar planes de reducción, las metas y procedimientos y diseñar los planes de capacitación e información para generar los cambios deseados.

Es por esto por lo que, en el Foro de Vida Saludable, en el marco del Año Internacional de las Frutas y Verduras de las FAO, Central de Abastos de la CDMX y el Grupo Especializado en Eventos Sociales CANACO CDMX que tengo el gusto de presidir junto a la guía y orientación de la Mtra. Claudia Arely Sánchez Castro de SEMARNAT tendremos el primer acercamiento de una hoja de ruta para lograr avances en el campo de los eventos y en la concientización del desperdicio de alimentos en la industria, esperamos contar con su presencia para sentar las bases de este esfuerzo de toda la industria a favor de nuestro futuro en común.

¿Qué te pareció esto?