fbpx

El futuro de las experiencias turísticas post Covid

rest, view, paradise

Esta pandemia a cambiado muchas cosas: la forma de relacionarnos, nuestra rutinas, nuestras prioridades, pero algo que no ha cambiado es nuestras ganas de vivir, de amar  y de experimentar esta vida, es más, ahora estamos más interesados en vivir intensamente que antes.

Vivir intensamente es el territorio de las experiencias románticas.

Existen muchas cosas en las que pueden gastarte el dinero, nuestra sociedad y modelo económico está obsesionado con que consumamos: casas, carros, tecnología, ropa todavía algunas marcas nos siguen midiendo por lo que consumimos.

Pero desde hace varios años, junto con la entrada de los millennials al campo laboral y su predilección por las experiencias como una forma de rechazar ese sistema económico y perseguir la felicidad, aunque sean pequeñas fracciones de felicidad que aunque pasajeras viven en nuestras mentes y en nuestros corazones por siempre.

Cada vez que recordamos lo vivido, nos trae alegría y apreciación por haberlo podido experimentar, ahora después de un trauma global como lo es la pandemia y la cuarentena, muchas personas más se están asegurando de apreciar cada momento, resaltar las cosas positivas en sus vidas y celebrarla.

Es por eso que las experiencias románticas cada vez son más necesarias, las personas las necesitan y todavía hay muy poca oferta interesante.  Diseñar experiencias románticas es ayudar a las parejas y a las familias a conectarse alrededor de un suceso especial, los buenos momentos en la vida, son los menos, tu puedes ayudar a que más personas lo vivan y lo recuerden por siempre.

Las experiencias ayudan a definir nuestro propósito en la vida:

Hoy día existe una crisis de propósitos en las personas, muchas de ellas no saben para qué están viviendo o si lo que hacen día a día hace la diferencia en la vida de las personas, si su paso por este mundo será algo notado y se preguntan si dejarán alguna huella positiva después de que no estén.

El propósito es lo que nos mueve a hacer lo que nos gusta a favor de los demás, ayudando a otros a ser más felices y sentirse mejor.  Diseñar y crear experiencias para los demás nos puede ayudar a reconectarnos con nosotros mismos y a multiplicar el amor a través de las celebraciones de pequeños momentos.

No pierdas la oportunidad de hacer lo que te gusta y de coincidir con otras personas que al igual que tu valoran y quieren experimentar esos momentos de felicidad a través de las experiencias que creas.  No es solamente un negocio, estás cumpliendo con una misión y vocación de vida.

Las experiencias marcan las vidas de las personas.

Hoy día las personas reconocen el valor de un momento lleno de alegría, especial y perfecto para conectarse y expresarse todo el amor, la gratitud y la emoción de estar juntos.  Muchas de estas parejas lo que no tienen es tiempo para preparar y hacer especial estos momentos, pagan felices si pueden ver de antemano que te importa su experiencia y que vas a hacer todo para que la vivan de la mejor manera posible.

Mientras diseñes experiencias significativas, emocionantes y hasta retadoras donde la pareja no sea un mero espectador, sino que haga e interactue en el momento, con las personas y las circunstancias, mientras eches mano de la autenticidad de los destinos y de los momentos, las parejas se sentirán más que inspiradas por ti y por lo que haces.

Es tiempo de enfocarnos en diseñar experiencias románticas, tener un nuevo enfoque, una nueva dirección con un nuevo modelo de negocios que nos permita ser más ágiles y eficientes, para trabajar con muchos otros actores que nos permitirán llegar a más parejas.  Este es el sentido con el que diseñe el Diplomado en Turismo de Romance, para abrir estas ventanas de oportunidades que ahora son las únicas que existen. y tu ¿qué estás esperando?

 

Deja un comentario